EXIJAN TRABAJAR A SU PASTOR

Publicado 16/04/18

Diego Naranjo

New attached image

Hoy he visto, en varias redes sociales, páginas en las que algunas personas opinan que los miembros de la iglesia deben dejar de ofrendar y exigir que sus pastores trabajen. Muchos de estos comentarios han sido colocados por personas que no profesan el cristianismo, a los cuales no responderé; pues sé que lo hacen por ignorancia, en incredulidad; pero lo preocupante es ver que cristianos han caído en la misma afirmación, por lo que he creído conveniente presentar algunos puntos que todo creyente debería considerar:

HORARIOS DEL PASTOR

¿Cuántos de ustedes aceptarían un trabajo de lunes a domingo, con breves descansos entre semana, si es que no se presentan problemas, desde luego? Pues así es el “trabajo” del pastor, y digo “trabajo” porque según podemos observar algunos pasajes de la Escritura, llaman “trabajo” a la labor ministerial (Hechos 6:3; 2 Co. 11:23,27; 1 Co. 15:58; He. 6:10).

El pastor necesita dedicar diariamente tiempo apropiado para su edificación— orar, leer, estudiar y meditar en la Palabra de Dios. Y eso es algo que todo cristiano debe poner en práctica. Luego de eso viene la preparación de sus mensajes: En una ocasión le pregunté a un anciano erudito en el conocimiento bíblico, Hermano, basado en su experiencia, ¿cuántas horas debería tomarle al pastor preparar su sermón? Su respuesta fue inmediata y sin titubear, “cuarenta horas”. También escuché a John MacArthur mencionar que él consulta cuarenta comentarios bíblicos para la preparación de su predicación. ¿Has pensado en cuánto tiempo le lleva para terminarla? Es menester considerar que el pastor cada semana tiene que presentar un mensaje distinto, es decir, no lo puede repetir. Ahora deberíamos también recordar que no es la única enseñanza que el pastor imparte en la semana; pues generalmente todos ofrecen estudios bíblicos entre semana, consejerías, preparación de bodas, funerales, reuniones de planificación, reuniones ministeriales, visitación, etc. y ¿qué decir del estar dispuesto a cualquier hora por un problema conyugal?

LO QUE DICE LA BIBLIA

Quiero expresar mi respeto a todos los pastores en el mundo que están ejerciendo su ministerio de una manera bi-vocacional, o, en otras palabras, trabajan en lo secular y también ministran en sus iglesias. Dios los premiará por tan loable esfuerzo, pero lo que miro en la Biblia es un llamado a un ministerio a tiempo completo. El apóstol Pablo dice:

“¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio” (1 Corintios 9:13-14)

La primera regla de la hermenéutica bíblica es la interpretación literal, o en sentido normal. Si nosotros interpretamos este pasaje de esa manera encontramos una orden, y la orden es: Si anuncias el evangelio, “vive” del evangelio.

Un pasaje que ha sido usado como apoyo para que el pastor trabaje secularmente es Hechos 18:3, en dónde vemos a Pablo trabajando en la confección de tiendas. Empero, quizá no hemos observado que posteriormente en el versículo 5, el doctor Lucas, inspirado por Dios, dice literalmente: “…se dedicaba del todo a la palabra…”, la RV 60 traduce: “…Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra…”, y la NVI afirma: “…Pablo se dedicó exclusivamente a la predicación…,” lo que nos enseña que Pablo trabajó en el oficio de hacer tiendas por un tiempo, pero posteriormente estaba dedicado a tiempo completo al ministerio.

RAZONES LÓGICAS

No podríamos dejar de mencionar ciertas razones lógicas, como son el hecho de que un trabajo cualquier que este fuere, sería realizado mucho mejor si se dispone de tiempo completo. Otra razón lógica es que la mente del pastor estaría enfocada el 100% en el ministerio, y no dividida en dos o más responsabilidades Y quizá una razón más es que el pastor daría el mejor de su tiempo al ministerio pastoral, y no cuando ya esté cansado, luego de una larga jornada laboral.

SALARIO DEL PASTOR

Este es uno de los temas más polémicos dentro de la iglesia y que ha causado muchos conflictos e incluso divisiones. Hay personas que creen que si el pastor vive en la miseria será un hombre más espiritual, lo cual no tiene nada de verdad. No podemos negar que hay individuos que han lucrado y se han enriquecido a través del ministerio pastoral. Sin embargo, ¿te has preguntado cuántos de esos hombres que se han enriquecido viven en tu ciudad? También deberías preguntarte ¿cuántos pastores que viven en tu ciudad sufren necesidades económicas, y en toda su vida no han logrado obtener ningún bien material? ¿Y cuántos pastores hay en el mundo que incluso han dado hasta su vida por amor a Jesucristo? Te aseguro que, si lo investigas, eso cambiará tu paradigma sobre la vida de opulencia que piensas que todos los pastores disfrutan.

Entonces, una buena pregunta sería ¿Cuánto debemos pagar al pastor? He observado varias maneras de calcular el salario del pastor. Algunas de ellas van desde el promedio del salario de los miembros de la iglesia, hasta (basados en 1 Timoteo 5:17-18, cuyo contexto habla sobre el tema) el doble de los ingresos promedios de la iglesia Otros han hecho una rigurosa y minuciosa investigación de las finanzas del pastor, al estilo Sherlock Holmes, (sin que falte por allí comentarios desatinados de cómo el pastor debe administrar su dinero) y han decidido cuánto debe ganar el pastor.

¿No sería una mejor manera de averiguar cuánto debe ganar tu pastor, preguntarle a él mismo? Quisiera acotar que es al pastor a quién acudimos para buscar soluciones para nuestros problemas espirituales, matrimoniales, de nuestros hijos; es decir, le confiamos lo más importante de nuestras vidas, y ¿no le podemos confiar en que nos diga la verdad, si le preguntamos cuánto necesita ganar? Si le confiamos las cosas espirituales, ¿dudamos sobre su honestidad respecto a lo material?

Si la iglesia puede acoplarse a las necesidades económicas requeridas por el pastor, la iglesia debe contratarlo. En el caso contrario, debe buscar otro siervo que se acomode a su presupuesto, (después de analizar los requisitos bíblicos del obispo, desde luego). Pero no se debe cuestionar la integridad del pastor. Si el pastor no es confiable en el manejo de sus finanzas, o no ha aprendido a gobernar su casa, entonces, ¿cómo podrá gobernar la iglesia de Dios? Si el pastor va a engañar respecto a sus necesidades financieras, de seguro va a engañar también en la enseñanza bíblica.

El ministerio pastoral es mucho más complejo de lo que se piensa, y el que tu pastor trabaje, o no, puede ser determinante para la vida de la iglesia. Comparte tú las cargas espirituales con tu pastor, pero ayúdale, también, con las cargas económicas de él. Al fin y al cabo, él cargará más.

SOBRE EL AUTOR: Diego Naranjo ha sido pastor por más de 12 años; tiene una Maestría en Estudios Bíblicos por Piedmont International University; está casado 22 años y tiene 3 hijos varones. En la actualidad es el pastor titular de la Iglesia Cristiana “El Camino” en Cuenca, Ecuador.

Próximamente

Publicado 06/04/18

New attached image

Hay pocos temas más desafiantes para la comunidad evangélica hoy que aquel de la atracción hacia el mismo sexo. Ataques frecuentes contra la cosmovisión bíblica, tanto por la comunidad LGBTQ y la sociedad en general, han causado dos respuestas totalmente diferentes, pero igualmente anti bíblicas, entre los evangélicos. En el primer caso transigen con el mensaje de la Biblia en cuanto a los géneros divinamente ordenados y la atracción sexual al aceptar a aquellos que practican la atracción hacia el mismo sexo o al ser renuentes a hablar la verdad en amor. Mientras que esa respuesta pudiera parecer compasiva, socava la integridad de las Escrituras elevando los deseos humanos sobre la Palabra de Dios. La segunda repuesta transige con el amor de Cristo. Esta respuesta, mientras que vigorosamente trata de proteger la moralidad bíblica, oculta el amor de Cristo y la preocupación por el alma del individuo queda relegada a la defensa de las normas culturales.

El nuevo libro de Steve Ham, La Atracción hacia el Mismo Sexo y el Evangelio trata ambos de estos males en el mundo evangélico. Steve está bien equipado para escribir sobre este tema. Además de su trato personal como se narra abajo, Steve ha servido como el Director de relaciones comunitarias para respuestas en Génesis. Actualmente es el pastor titular de Hyde Park Baptist Church en Cincinnati, Ohio. Steve ha recibido su Maestría de Divinidades del Southern Baptist Theological Seminary y es un consejero certificado con Association of Certified Biblical Counselors.

En este libro Steve Ham desempaca, de manera clara, concisa y metódica, la enseñanza bíblica acerca de género, sexualidad y relaciones humanas. Con pericia exegética y claridad teológica Steve demuestra sin equivocación el odio de Dios contra cualquier pecado sexual fuera de los límites del matrimonio heterosexual. Y, aun de más importancia, Steve aclara que las respuestas para la atracción hacia el mismo sexo son las mismas que el evangelio da para cualquier pecado. Aquellas personas que luchan con la atracción hacia el mismo sexo no son mayores pecadores que cualquier otro pecador e igualmente necesitan el evangelio. Ham escribe, “Dios propuso salvar a pecadores para su propia gloria, y eso es el verdadero meollo de su propia misión a través de la totalidad del tiempo y su mundo creado. Con el esparcimiento de la agenda de LGBTQ a través del mundo, los cristianos no tienen razón de tratar a esas personas como un grupo selecto sobre un terreno intocable, fuera del alcance del evangelio. Predicar el evangelio a esa gente es cumplir con el mismo corazón de la misión de Dios”.

Pero este libro es mucho más que una exposición sobre la sexualidad humana y la claridad del evangelio. Es una historia personal del poder del evangelio para transformar a aquellos que son cautivos de la atracción hacia el mismo sexo. Con honestidad brutal Steve comparte cómo David, su hijo, luchaba con asuntos de género y sexualidad. Como un líder cristiano ante el público y un padre fiel, Steve también batallaba con la confusión sexual de su hijo y su efecto sobre la familia y su ministerio. El Evangelio trajo claridad y restauración a ambos.

El estilo de escribir de Steve es claro y convincente. Entreteje su historia personal con aquella del mensaje del evangelio revelando cómo una clara comprehensión del evangelio le hizo de él un mejor padre y transformó los deseos de su hijo. Este es un gran libro que provee rica enseñanza bíblica sobre el tema mientras ofrece esperanza y victoria mediante Cristo.

Si usted es un pastor que busca material bíblico y sano sobre el asunto de género, identidad sexual y atracción hacia el mismo sexo, este libro es para usted. Si usted es un cristiano que desea entender mejor ese asunto y desea crecer en su habilidad de ministrar con compasión a aquellos que luchan con ese pecado, entonces este libro también es para usted. Si ustedes son padres cuyo hijo lucha con atracción hacia el mismo sexo, o si uno de ustedes tiene esa lucha, este libro definitivamente es para ustedes.

La Importancia de la Resurrección

Publicado 27/03/18

empty tomb

El mundo cristiano ha celebrado por años la resurrección del Señor Jesucristo y este año no será la excepción. Nos acercamos nuevamente a la semana de Pascua e inevitablemente nos enfrentaremos ante dos opciones al recordar la resurrección de Cristo; celebrarlo religiosamente o hacerlo con el entendimiento de las implicaciones de la misma. Por lo tanto, me gustaría aportar brevemente seis motivos por los que la resurrección es importante.

1. La Resurrección es importante porque confirma al cristianismo. “Y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe.” (1 Corintios 15:17). En este pasaje encontramos a Pablo defendiendo el tema de la resurrección llevando su defensa aun a la resurrección de Cristo, argumentando que si Cristo no hubiese resucitado de nada serviría todo lo que hacían como cristianos y aun más, no serviría de nada ser cristiano. Por lo que, si quitamos la veracidad de la resurrección, tendríamos que concluir que el mismo cristianismo es un cuento de hadas.

2. La Resurrección es importante porque confirma la veracidad de la Biblia. “Pues tú no abandonarás mi alma en el Seol, ni permitirás a tu Santo ver corrupción.” (Salmos 16:10). El apóstol Pedro predicando el día de Pentecostés acerca de la obra de Cristo en la cruz y su resurrección, hizo mención de este salmo davídico escrito mil años antes de que Jesús viniera a la tierra aplicado a su resurrección (Hechos 2:24-27). Así como la profecía anterior, hay muchas más que hablaban de la resurrección de Cristo (Salmo 22:21-22; 49:15; Isaías 53:11) y el mismo Señor profetizó acerca de su resurrección (Mateo 16:21) por lo que, si la resurrección no hubiese ocurrido, las profecías estarían incorrectas, la Biblia no sería confiable, Cristo y el Padre serían mentirosos y al ser mentirosos serían pecadores y por lo tanto no serían Dios.

3. La Resurrección es importante porque confirma la deidad de Cristo. “Y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,” (Romanos 1:4). A lo largo de la Biblia encontramos diversos casos de personas que fueron resucitadas como el hijo de la viuda de Sarepta (1 Reyes 17:22); Lázaro (Juan 11:43-44); Eutico (Hechos 20:10); etc. No obstante, ninguno de estos pudo resucitar por cuenta propia, solamente Cristo fue capaz de resucitarse a sí mismo ya que Él es Dios y tiene autoridad aun sobre la muerte. En Romanos 1:4 se afirma que la resurrección fue un medio para comprobar que Jesús no solo fue un hombre más, sino que es Hijo de Dios, es decir, Dios mismo.

4. La Resurrección es importante porque confirma nuestra justificación. “El cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.” (Romanos 4:25). La resurrección fue una manera de demostrar que todo lo que hizo Cristo para salvarnos y hacernos justos (colocarnos en una correcta posición legal delante de Dios) fue aceptado por el Padre. En palabras de Wayne Grudem: “…el Padre estaba en efecto diciendo que aprobaba la obra de Cristo de sufrimiento y de muerte por nuestros pecados, de que su tarea estaba consumada, y que ya no había ninguna necesidad de que Cristo permaneciera muerto”. Aunque por nuestros pecados somos culpables y merecedores del juicio divino, por la obra de Cristo confirmada en su resurrección ahora podemos estar exentos de la gran deuda que teníamos por nuestros pecados.

5. La Resurrección es importante porque confirma nuestra regeneración. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien, según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos.” (1 Pedro 1:3). Fue gracias a la resurrección que ahora los creyentes tenemos una nueva naturaleza y una nueva vida espiritual. Es por medio de dicho nacimiento que ahora podemos responder obedientemente a los mandatos de nuestro Dios y tener vidas victoriosas ante el pecado.

6. La Resurrección es importante porque confirma nuestra resurrección. “Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron. Porque ya que la muerte entró por un hombre, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. Porque, así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en su venida” (1 Corintios 15:20-23). Pablo utiliza el lenguaje de la agricultura para indicar que los creyentes seremos como Cristo. Cristo (“las primicias”) muestra cómo serán nuestros cuerpos resucitados cuando Dios nos levante de la muerte (la cosecha), por lo que su resurrección es una garantía de nuestra futura resurrección (Juan 14:19).

Con este artículo no pretendo ser exhaustivo en el tema, pero sí quisiera provocar en ti el asombro hacia el plan soberano de Dios en el que contempló este acto maravilloso con repercusiones eternas tanto en tu vida pasada como en tu vida futura y que este año que celebramos nuevamente su resurrección, lo hagamos con pleno entendimiento y esto nos lleve a darle mayor gloria. Existen muchas razones por las cuales la resurrección de Cristo es importante, te invito a que te unas conmigo a reflexionar en el tema y a comentarnos alguna otra razón de la importancia de este gran evento.

Cinco Razones por las que los Pastores Deben Leer (Spanish)

Publicado 23/03/18

New attached image

Se ha dicho que los latinos, en general, no son lectores entusiastas. ¿Es verdad eso? ¡Esperamos que no! EBI tiene una pasión para animar la lectura de libros de calidad sobre todos los aspectos de la vida y el ministerio cristianos. Más que cualquier otra persona, los pastores y líderes cristianos deben ser lectores. El apóstol Pablo ilustró la importancia de la lectura cuando le pidió a Timoteo, “Trae, cuando vengas, el capote… y los libros, mayormente los pergaminos”. Sin duda, la lectura debe comenzar con un estudio diligente de la Palabra de Dios, pero pastores también deben leer comentarios bíblicos, libros de teología, historia cristiana, liderazgo, ministerio y cultura. La lectura beneficia a los pastores y líderes cristianos en las siguientes maneras:

1. La lectura nos recuerda cuánto no conocemos. La verdad es que muchos de nosotros (y me incluyo en esta declaración) se beneficiarán de una buena dosis de humildad. Como pastores y líderes, a menudo nos admiran como “el hombre de la Biblia con todas las respuestas”, o como el sabio erudito que provee consejos piadosos a todos, pero la verdad es que no tenemos “toda conocimiento. Hay mucho que no conocemos. Seguimos creciendo en nuestro conocimiento, comprensión y práctica. La lectura nos recuerda esta verdad. Buenos libros plantean preguntas difíciles. Introducen conceptos o situaciones que desafían nuestro modo de pensar. La lectura nos mantiene humildes.

2. La lectura anima una reflexión más profunda de temas relevantes al ministerio y la piedad. El ministerio es agotador. ¿No le parece que no hay suficiente tiempo para lograr nuestras metas? Hay visitas que hacer, reuniones que atender, servicios que planear y mensajes que preparar. Además, a menudo, los pastores deben encargarse de los aspectos físicos de las instalaciones de la iglesia (trataremos este asunto en otro blog). Toda esta actividad permite poco tiempo para la reflexión. Sin embargo, como pastores, somos llamados a meditar profundamente en la Palabra de Dios y sobre temas relevantes al ministerio y la piedad. La lectura anima tal reflexión. La lectura nos obliga a pensar sobre asuntos importantes que típicamente no se sacan a colación en el curso diario de eventos. Una lectura del Antiguo Testamento nos obliga a pensar acerca del contexto histórico o cultural de Israel. La lectura de un libro sobre la teología sistemática fuerza a uno a pensar profundamente acerca de la doctrina del hombre, la Trinidad o la salvación. Una lectura sobre el ministerio permite que uno piense sobre las reglas de la iglesia, el discipulado o la adoración. La lectura nos lleva a profundizar más en nuestro andar con Dios y en nuestra habilidad de ministrar eficazmente.

3. La lectura refuerza mi fe y mi andar con Dios. ¿Alguna vez ha sido conmovido a lágrimas por un libro bueno? Hace varios años nuestro equipo de ministerio leyó “Delighting in the Trinity” (Deleitándose en la Trinidad) por Michael Reeve en el que Reeve explica en más detalle las verdades fundamentales de la naturaleza trinitaria de nuestro Dios. Al hacerlo, el autor señaló cómo el amor y la gracia son expresiones trinitarias. Esto nos conmovió profundamente como personal de EBI. Puedo recordar haber visto muchas lágrimas de gozo mientras contemplamos esas verdades. Buenos libros pueden hacer eso. Nos señalan a Cristo y el evangelio. Nos recuerdan la profundidad de nuestra fe y conmueven nuestros corazones.

4. La lectura promueve discernimiento. Me encanta leer libros de diferentes posiciones teológicas, denominacionales o prácticas, porque son un reto a mi pensamiento. Me obligan a regresar a las Escrituras para asegurar que mis posiciones están basadas sobre la interpretación correcta del pasaje y no sobre mis ideas preconcebidas. Me obligan a refinar mi pensamiento y a expresar mejor lo que creo. A veces la lectura puede, aun, causar que yo revalúe mi posición y reforme mi creencia para que cuadren mejor con la enseñanza de la Palabra de Dios. Discernimiento es la habilidad de analizar y evaluar verdad y error. Discernimiento es una aptitud que tiene que ser perfeccionada. Tiene que ser ejercitada (Hebreos 5:14). Leyendo, podemos mejorar nuestra habilidad para discernir. La lectura nos hace evaluar las afirmaciones del autor y juzgar si son válidas.

5. La lectura me presenta a otros dentro de la esfera más amplia del reino de Dios. Nuestros círculos típicamente son pequeños. Mientras que podamos servir dentro de una asociación de iglesias o dentro de un grupo local o aun internacional de creyentes, nuestro contacto es limitado. Por lo menos, estamos limitados a conocer a aquellos que aún vivan y que estén en nuestro círculo de compañerismo y ministerio. Pero la iglesia de Dios es mucho más grande que eso. Incluye creyentes desde el Día de Pentecostés hasta hoy y creyentes de cada rincón del mundo. Nunca tendremos la oportunidad de conocer a la mayoría de ellos. Pero los libros me permiten entrar en conversaciones verbales con esos creyentes remotos. A través de buenos libros podemos “conversar” con Agustín, Martín Lutero y Warren Wiersbe. La lectura expande nuestros horizontes. La lectura le permite a uno ver lo que Dios está haciendo a través del tiempo y en todo el mundo.

Así que, le animamos a leer. Aparte tiempo cada día para la lectura. Tome un buen libro. Compre uno de EBI. Esperamos informarle de muchos de ellos en días venideros. ¡La lectura cambiará su vida y ministerio!

¿Por qué muchos ministros del evangelio se muestran reticentes a leer?

¿Qué libro o libros le han impactado?

¿Qué libro recomendaría que otros leyeran?

¡Ya Estamos de vuelta!

Publicado 16/03/18

New attached image

Después del lanzamiento inicial el año pasado a la blogosfera, nos dimos cuenta de que la publicación de artículos sobre temas relacionados con libros, teología y ministerio no era suficiente. Queríamos hablar sobre estos temas con amigos y socios en el ministerio del mundo hispano. Así que, con algo de renuencia paramos la publicación de nuevos artículos mientras nuestro servidor de web construía la estructura del sistema necesaria para comentarios y discusión en nuestro sitio de blog. Después de una ausencia extendida nos complace anunciar que las mejoras están terminadas y estamos de vuelta. Sobre todo, EBI es un ministerio y oramos que este blog les sirva a Uds.

Nuestro plan, al menos en el principio, es publicar nuevos artículos cada viernes. Dependiendo del interés y la participación, pudiéramos aumentar el número de publicaciones. Pondremos un anuncio en la página de Facebook de la Editorial Bautista Independiente y nuestra cuenta de Twitter cuando los artículos nuevos se publiquen en el blog. Le pediremos que comparta estas publicaciones con otros, para engendrar una mayor participación, así como para expandir el ministerio de EBI. Para provocar nuestra conversación, quisiera saber ¿qué es lo que usted busca en un blog evangélico? Ciertamente ya existen muchos blogs buenos. Así que, ¿qué podemos añadir a ellos? A continuación, están algunos pensamientos nuestros, pero sientan con libertad de compartir los suyos con nosotros.

5 RAZONES PARA EL BLOG EBI

1. Queremos hablar de Dios, la Biblia y teología. No hay tema más noble de consideración y conversación humanas que nuestro gran Dios. Como cantó David en el Salmo 145:3, “Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable”. Dios es grande y nos encanta hablar de su nombre. Somos cautivos por sus muchos atributos incluyendo su omnipotencia y amor abnegado. Las complejidades de su Palabra nos fascinan igualmente como la naturaleza insondable de su gracia.

Estos y muchos temas más nos compelen a escribir. Nuestra oración es que podamos analizar algunas de estas verdades, explorando lo que las Escrituras dicen, cómo la Iglesia ha entendido estas enseñanzas y cómo se aplican a la vida y el ministerio. En breve, deseamos que nuestra discusión promueva la grandeza de su nombre y nuestro crecimiento en piedad y servicio.

2. Queremos dialogar sobre estos temas con usted. Esperamos comentarios de usted(es) y una interacción provechosa entre nosotros. Me encanta cómo Charles Ryrie empieza su libro Teología Básica. Escribe, “La teología es para todos. Ciertamente, toda persona necesita ser un teólogo. En realidad, toda persona es un teólogo—de una u otra clase”. (Ryrie, Teología Básica, 7).

Pero, esto significa que más de un creyente tiene el derecho a hablar. También supone que cada creyente tiene el derecho de ser oído. A esto se refiere el misiólogo Paul Hiebert cuando habla de la comunidad hermenéutica. Dicha comunidad escucha a todos los creyentes, pero también verifica las interpretaciones y busca consenso bajo la dirección del Espíritu Santo. El resultado es un ambiente de humildad, ánimo mutuo y crecimiento espiritual. Oramos que este blog fomente ese nivel de discusión de manera semejante a Cristo. Lo necesitamos. Esperamos que usted también lo necesite.

3. Queremos desempaquetar cómo el Evangelio afecta la vida y el ministerio. En los primeros años de mi vida y ministerio cristianos yo malinterpreté la amplitud del mensaje del Evangelio. Para mí fue sencillamente la entrada a la experiencia cristiana. Tal como escribe cierto autor, “para muchos evangélicos el evangelio ha funcionado únicamente como el rito de entrada al cristianismo; el trampolín desde el cual nos lanzamos a la piscina del cristianismo… El evangelio, sin embargo… es la piscina misma” (Greear, Gospel, 21), así que somos llamados a profundizar más en el evangelio. Al hacerlo, “la hermosura de Dios cobra vida en nuestros corazones” (Greear, 65).

Este es uno de los aspectos fascinantes de Dios y su gracia que mencionamos antes. Sin embargo, no queremos que el evangelio se pierda en la amplitud de nuestra discusión multifacética. El evangelio es de suprema importancia a la vida y el ministerio cristianos. Deseamos analizar sus implicaciones y explorar sus muchas ramificaciones.

4. Queremos dar voz a los pastores y teólogos incipientes. Eso significa que queremos que ustedes escriban. Dios está trabajando en y por muchos en el mundo de habla hispana. Queremos oír lo que Dios está haciendo. ¿Qué les está diciendo? ¿Cómo está bendiciendo su ministerio? ¿Cuáles son sus mayores retos? ¿Con cuáles temas están luchando usted y su congregación? Estos sirven de buenos artículos y esperamos que usted comparta sus pensamientos con nosotros.

Si Ud. quisiera contribuir con un artículo me lo puede mandar a Bruce@ebi-bmm.org. Aunque no puedo prometerle que se use, lo tomaremos en consideración y, si fuere necesario, trabajaríamos con usted para prepararlo para uso en el blog.

5. Finalmente, pero no de menor importancia, queremos dar a conocer literatura de calidad.

EBI tiene la pasión de animar la lectura de libros de calidad sobre todos los aspectos de la vida y el ministerio cristianos. Sobre toda la gente, los pastores y líderes cristianos deben ser lectores. El apóstol Pablo ilustra la importancia de la lectura cuando pidió a Timoteo, “Trae, cuando vinieres, el capote… y los libros, mayormente los pergaminos” (2 Ti. 4:13). Sin duda, la lectura debe empezar con un estudio diligente de la Palabra de Dios, pero los pastores también deben leer comentarios bíblicos, libros sobre la teología, historia cristiana, liderazgo, ministerio y cultura.

No queremos que usted se olvide que somos una editorial evangélica hispana. Realmente estamos emocionados acerca de los nuevos títulos que estaremos presentando pronto, pero también hay una multitud de buenos libros por otras editoriales hispanas. Esperamos darlos a conocer a ustedes y fomentar diálogo sobre ellos.